¿Cómo se comportan los compradores online?

¿Cómo se comportan los compradores online?

Muchas empresas se empeñan en realizar continuamente acciones de publicidad intentando captar la atención de clientes potenciales y, una vez más, la de quienes ya son. A menudo somos bombardeados por cantidades ingentes de anuncios en webs, a través de las redes sociales o con la recepción de emails y/o newsletters procedentes de las compañías. Éstas buscan el clic de los consumidores, procurando su mayor visibilidad y, por ende, la adquisición de sus productos o servicios.

Sin embargo, a pesar de la actitud decidida que muchas empresas presentan ante la publicidad online, existen otros aspectos a los que hay que prestar especial atención. En concreto, según el informe Global Connected Commerce de enero de 2016, elaborado por Nielsen, las actividades que más realizan los consumidores en la red son las siguientes: obtener información sobre el producto o servicio del que se trata; chequear y comparar precios; y buscar ofertas, promociones o cupones.

Los compradores online cada vez son más exigentes. Por este motivo, hemos de apostar por un modelo de intercambio de valor, donde al cliente se le proporcione un beneficio tangible y personalizado a cambio de su tiempo y atención. Ya no basta con captar su atención a través de banners y publicidad emergente en webs o mediante emailing. Acciones como esas hay que realizarlas de forma adecuada y planificada en el tiempo, sin cansar al receptor. Estos aspectos han de ser considerados como una premisa en nuestra planificación anual. Donde hay que poner un mayor empeño, ya que así lo demanda el consumidor online, es en las herramientas que éste utiliza para adquirir nuestros productos o servicios.

Si conseguimos mejorar la experiencia del comprador online, proporcionándole comodidad, simpleza y claridad en nuestras páginas webs, conseguiremos, además de la conversión en ventas, la respuesta que tanto buscan las organizaciones, es decir, la suscripción a newsletters y la interacción en RRSS, consiguiendo así estar más cerca de los individuos y aumentando la notoriedad de las mismas. Según el informe mencionado, las actividades que menos llevan a cabo los internautas son: clicar sobre un email de publicidad para obtener más información; suscribirse a la recepción de emails procedentes de empresas; y la interacción en social media a través de likes, tweets y comentarios, entre otros.

Por tanto, si conocemos aquellas actividades más realizadas por los compradores online y las que menos llevan a cabo éstos, potenciemos y aportemos valor en aquellos aspectos más valorados por los consumidores, proporcionándole así una experiencia satisfactoria y, al mismo tiempo, consiguiendo los efectos positivos que en nuestra empresa buscamos.

 

Rocío López, Consultora de Marketing

Iddealia Consulting

Iddealia

  • Social Links:

Dejar una Respuesta