¿Hasta qué punto consideran los hogares españoles que se ha estabilizado la situación económica del país?

¿Hasta qué punto consideran los hogares españoles que se ha estabilizado la situación económica del país?

Según el estudio de Millward Brown, datado en mayo 2016, sobre las perspectivas del consumidor, la recuperación se estabiliza. Dicho estudio insiste en que esto no significa que hayamos recuperado los niveles de bienestar previos a la crisis, existe una considerable cantidad de hogares que vive por debajo de su nivel anterior. Sin embargo, las familias comienzan a percibir una situación de estabilidad, lo que les lleva a recuperar ciertos comportamientos previos a la crisis.

Resaltamos dos elementos que apoyan la conclusión obtenida: el aumento de la previsión de los gastos en entretenimiento, que son positivos por primera vez tras el estallido de la crisis; y la reducción del rechazo a contraer compromisos financieros a largo plazo.

A pesar de que la situación política ha creado unas expectativas pesimistas en los últimos meses, el comportamiento de los hogares no se ha visto tan afectado como las opiniones de éstos. En el siguiente gráfico se nos muestra que, mientras que los indicadores sobre la situación económica del hogar aumentan de forma positiva, la percepción de la situación del país empeora, pareciendo una causa principal la falta de acuerdo para constituir gobierno, generando inseguridad y, por lo tanto, una visión más pesimista del país.

Gráfico 1: Confianza de los consumidores (dic 2012 – may 2016)

Confianza de los consumidores (mayo 2016)

Otro indicador muy llamativo es cómo ha cambiado el sentimiento del consumidor hacia las marcas. Mientras que hace tres años el 57% de los consumidores preferían comprar marca de distribución, ahora solo un tercio de la población se decanta por éstas, existiendo diferencias significativas según el nivel de vida de los individuos. Un 31,4% cree que es mejor comprar marcas conocidas pues ofrecen seguridad y los restantes prefieren buscar entre varias marcas o marcas nuevas. El hecho de que los consumidores vuelvan a confiar en la marca del fabricante y apuesten por ésta es un síntoma que contribuye a la recuperación económica.

Si analizamos la actitud que los encuestados consideran más inteligente en cuanto al consumo, volvemos a observar una normalización de la situación. El número de individuos que creen inteligente aumentar los niveles de consumo ha aumentado con respecto a 2014, existiendo variaciones a lo largo del tiempo. Mientras tanto, el número de éstos que creen sensato reducirlo ha disminuido significativamente, lo que muestra una actitud positiva por parte de los consumidores. A pesar de esta situación, la gran mayoría (72,9%) sigue pensando que debemos seguir consumiendo lo mismo.

Con los datos expuestos anteriormente podemos afirmar que la mentalidad del cliente, y con ello sus necesidades, están cambiando. Los patrones de comportamiento se ven modificados al o largo del tiempo, siendo fundamentales las expectativas que éstos tienen y las percepciones que obtienen a través de su experiencia. Por este motivo, animamos a la pyme a adaptarse a los cambios que la actualidad nos impone y luchar por seguir hacia un camino positivo.

 

Ana Carmona, Asistente de Marketing

Iddealia Consulting

Iddealia

  • Social Links:

Dejar una Respuesta