La actitud y la motivación en el día a día

La actitud y la motivación en el día a día

En otras ocasiones hemos hablado de la importancia de la actitud y motivación en las ventas, pero la realidad es que la actitud y motivación con la que te enfrentes al día a día es fundamental en todos los ámbitos de la vida.

Por eso, hoy queremos ver a personas cargadas de energía, llenas de optimismo y afrontando cada nuevo día con ilusión y ambiciones, con una sonrisa.

Todos somos energía, transmitimos, pero cada uno lo hace a su manera. Es frecuente escuchar que las personas somos como bombillas, pero en ti está ser una bombilla fundida que pasa desapercibida, o una bombilla brillante que no deja de transmitir, esa que contagia, ilusiona, motiva.

Cada vez más percibimos en las empresas diferencias en el desempeño de los trabajadores derivados de un cambio de mentalidad. La actitud con la que afrontamos las diferentes situaciones afecta a todo lo que nos rodea, y cada vez toma más importancia la motivación y  la actitud positiva para poder apreciar este cambio.

Sentirte cómodo en tu puesto de trabajo te hará afrontar el día de forma positiva, ser más eficiente, volcarte más en tu puesto, querer mejorar cada día. Hacer bien tu trabajo será visible para el resto, conseguirás reconocimiento, e incluso promoción. Esto potenciará tu motivación y tu actitud positiva, haciendo que quieras hacer tu trabajo aún mejor.

Si por el contrario muestras negatividad y poco interés hacia lo que haces, no realizarás tu trabajo todo lo bien que puedes hacerlo, esto desencadenará una situación tensa en tu puesto, aumentando tu malestar y creando aún más desgana, lo que augura un final negativo.

La actitud positiva atrae situaciones positivas, lo que resalta la importancia de estar motivado y saber afrontar situaciones complicadas. Y si está en ti conseguir el mejor resultado, ¿por qué no actuar en consecuencia para hacerlo? Tú decides cómo actuar, pero te damos algunos consejos para facilitarte este cambio de actitud.

¿Qué tienen en común las personas que desprenden energía positiva?

  • Buscan el equilibrio. Van muy equilibradas en su vida personal y profesional, no desatendiendo ninguno de los dos ámbitos, puesto que dedicar la mayoría del tiempo en uno de los dos ámbitos hará que la dedicación al otro no sea suficiente, provocando situaciones negativas. Contar con un equilibrio te hará sentir bien contigo mismo. Mostrar positivismo ante la vida te devuelve sensaciones positivas. Recibirás aquello que transmites, por lo que es importante mantener una buena actitud y motivación con aquello que haces.
  • Afrontan lo que está por venir y actúan. No se quejan ante una situación que no es de su agrado, sino que actúan para poner solución y avanzar. En lugar de poner excusas, ponen soluciones. En lugar de pasar el día lamentándose, aceptan y afrontan las distintas situaciones con la mejor actitud. Son luchadores.
  • Son positivos. Perder la ilusión y la alegría hace que transmitamos negatividad, y que más negatividad llegue a nosotros. La motivación y la actitud positiva marcará la diferencia, te hará transmitir energía positiva atrayendo a los que te rodean, porque todo el mundo quiere contagiarse de positivismo y energía. Hay muchos momentos en la vida en los que es inevitable estar triste o preocupado, ya sea por la familia, salud o ante una situación grave. Sólo en ese caso deberás permitirte alejarte de esa actitud.

Para ser alegre hay 3 cosas que no pueden faltar:

  1. Ser agradecido
  2. Tener ilusión
  3. Sentido del humor

Y es que hay circunstancias que no puedes cambiar, pero si puedes decidir la actitud con la que enfrentarte a ellas. Porque ante cualquier situación, tú decides cómo afrontarla.

Desde Iddealia ponemos nuestro granito de arena para ayudarte a afrontar el día a día, sobre todo en tu puesto de trabajo, con motivación y actitud positiva. Impartimos formación en este ámbito que te ayudará a percibir desde el primer momento un cambio en tu día, haciéndote ver tu situación desde otro punto de vista.

Todo tipo de formación es importante para un mejor desempeño de tu puesto de trabajo, pero la formación en actitud y motivación adquiere una mayor importancia desde el momento en el que te ayuda no sólo en tu desarrollo profesional, sino también personal.

Salomé Garrido. Consultora de Marketing

Iddealia Consulting

Iddealia

  • Social Links:

Dejar una Respuesta